Blog>Lifestyle>5 Hábitos de Estilo para The Rupert Man

5 Hábitos de Estilo para The Rupert Man

5 Hábitos de Estilo para The Rupert Man

Para un hombre que busca seguir los principios del gentleman siempre existe la paradoja de tener presentes las tradiciones que lo conforman con las necesidades del tiempo en el que vive. Muchos incluso aseguran que la caballerosidad está en peligro en extinción, pero nada puede ser más falso.

Como menciona a la perfección John Bridges, un caballero es alguien que sabe moverse con éxito en cualquier situación y procura siempre que quienes estén a su alrededor se sientan en una gran compañía.

1. Conócete a ti mismo
Desde Sócrates no ha habido una máxima que no sea más vigente que esta. Implica todos los aspectos físicos y personales. Debes conocer a la perfección los colores y prendas que van mejor con tu complexión y tono de piel/color de cabello, y también hasta qué punto es suficiente vino por una noche. Eso asegura que seas el tipo de persona a la que siempre toman en cuenta para las reuniones y segundas citas.

2. Cuando vayas de viaje, siempre lleva un traje
Este consejo nos lo dio el talentoso actor venezolano Edgar Ramírez y nunca nos ha fallado. Nunca sabes cuándo tendrás una cena de negocios o una convivencia que requiere más que un par de jeans. Como bien dicen, la suerte le pertenece a los precavidos y el traje es el as bajo la manga de todo caballero.


3. Siempre ser el mejor vestido de la habitación, pero el más modesto al hablar
No hay nada peor que un presumido. El maestro del estilo masculino George Brummell siempre decía que si llamabas demasiado la atención con tu atuendo, habías hecho algo verdaderamente mal al momento de alistarte. Eso también aplica con la forma en que te portas.

4. La proporción ante todo
Un principio de estilo que aplica para todos los aspectos del caballero. Así como un saco que no queda a la perfección en los hombros y en el largo ideal, no guardar mesura en otros sentidos hace que un hombre pase de ser alguien a admirar a ser objeto de ridículo. Y volviendo a temas de moda, en cuanto puedas encuentra un buen sastre, hará la diferencia.

5. Está bien que vayas al gimnasio, pero no puede ser de lo único que hables
Y eso aplica para todos los temas en los que seas un experto y sientas una afición en particular. A nadie le desagrada que tengas una colección de Pokémon o que te hayas inscrito a la última tendencia de ejercicio en la que debes entrar por invitación; lo que nadie soporta es una persona que no puede tener una buena conversación fuera de esos tópicos.